Franquiciar mi negocio, ¿Por qué?

Estos son los principales motivos por los que las empresas deciden franquiciar. Habitualmente es la suma de los mismos lo que impulsa su expansión empresarial mediante el sistema de franquicias.

VISIÓN Y OPORTUNIDAD EMPRESARIAL

La franquicia nace en un primer momento de la visión de sus empresarios, sus emprendedores, así­ como del aprovechamiento de las oportunidades empresariales que este sistema permite. Esta visión se manifiesta en la capacidad de adelantarse al mercado, a los competidores y en saber desarrollar modelos de negocio exitosos. Que basados en la propia experiencia y en una nueva forma de comercializar, en muchos casos, productos y servicios ya existentes, las empresas que franquician consiguen romper los moldes establecidos.

NECESIDAD DE EXPANSIÓN

Son muchas las empresas que requieren de proximidad al cliente. Por las caracterí­sticas del mercado o la complejidad de sus productos y servicios. La apertura de unidades propias supone un alto coste y difí­cil justificación de la inversión a realizar. Esto no deberí­a ser obstáculo para su expansión. Al mismo tiempo, el ritmo de aperturas y la incorporación de personal no pueden estar en consonancia con las necesidades de la empresa. Las marcas que franquician obtienen dicha expansión evitando la inversión excedida.

FALTA DE PROXIMIDAD DEL MARKETING

Crear una sólida red de distribución es el objetivo principal de una empresa fabricante de productos y/o servicios. Mantener una cierta fidelidad de la misma, que garantice su cobertura zonal; a la vez que el conocimiento e identificación de sus productos. Es esencial para que las acciones de marketing se acerquen al usuario final.

No obstante, las dificultades actuales del distribuidor tradicional frente a la competencia y el descenso del comercio independiente, están afectando al fabricante. Este observa cómo sus productos dejan de venderse. En muchas ocasiones, tampoco existe la necesaria fidelidad por parte del canal. Ya que defiende aquellos productos con los que puntualmente obtiene mejores márgenes por encima de la marca. Resultado de esta situación es la dificultad de conectar los esfuerzos de marketing con la imagen y presencia de los productos y la calidad de servicio que debe acompañarlos.

Es más, cada vez es mayor el número de fabricantes insatisfechos con sus ventas y con la forma en la que sus productos llegan al mercado. Insatisfechos con el canal y sin un control real de su destino.

Al disponer de una red de franquicias, las empresas franquiciadoras se aseguran la presencia zonal de establecimientos con una oferta clara; con una imagen exterior homogénea; con un conocimiento y atención profesionalizada; y con una concordancia total entre las acciones de marketing globales y locales en un mismo tiempo. Esto, en definitiva, acerca la empresa al consumidor final.

APROVECHAMIENTO DE ECONOMÍAS DE ESCALA

Hay determinadas empresas en las que los volúmenes de compra a proveedores permiten obtener mejores precios. Estas pueden ver en la franquicia una posibilidad de penetrar en el mercado con una clara competitividad. De hecho, todas las empresas que franquician se benefician antes o después de las múltiples economí­as de escala por el efecto red. Pero las economí­as de escala no afectan sólo a las compras, inciden también directamente en el efecto marca, presencia, localización, etc.

ENTORNO COMPETITIVO

En muchas ocasiones, el entorno en el que se opera es el que influye en la decisión que obliga al necesario crecimiento empresarial. Con independencia de otras posibles oportunidades que puedan surgir paralelamente. Son sectores en los que el tamaño actual o potencial de la competencia; las economí­as de escala que se producen; o el propio crecimiento experimentado, obligan a plantearse a sus protagonistas la fórmula de expansión a través de la franquicia.

ANTICIPACIÓN A POSIBLES COMPETIDORES

La posición de las empresas en un determinado sector puede verse en ocasiones amenazada por la expansión de nuevos actores en el mercado. Empresas lí­deres han sido desplazadas en muy poco tiempo por las sinergias alcanzadas. Por empresas que se han desarrollado a través de la fórmula de franquicia. Esto ha ocurrido ya en múltiples sectores. Anticiparse a los competidores es una estrategia adoptada por muchas empresas que franquician.

ÉXITO EMPRESARIAL

La mejor franquicia es, en muchas ocasiones, aquel concepto de negocio exitoso y que llama la atención de todos aquellos que lo conocen. Siendo demandado por sus propios clientes y entorno que quieren participar del mismo. Este es un hecho mucho más frecuente de lo que podamos imaginarnos.

Actualmente, son cada vez más las empresas que deciden franquiciar. Y son cada vez más las empresas que optarán por la franquicia como sistema de expansión empresarial.

Pymes

Con una o varias unidades de negocio exitosas, que operan en zonas geográficas concretas y tienen la oportunidad o la necesidad de crecer empresarialmente. Franquiciar es una excelente elección para ellos.

Emprendedores

Que tienen una idea de innovación empresarial que han puesto en marcha y que funciona exitosamente.

Fabricantes, Mayoristas, Centrales de compras

Que necesitan canales de distribución fieles, rentables y unificados. Hay un concepto que será cada vez más popular: “De la fábrica a la tienda”.

Grandes empresas

Con productos y servicios que tienen una marca reconocida o con necesidad de penetración en determinados mercados. Que necesitan establecer una mayor proximidad con sus clientes y un mejor control de la distribución.

En definitiva, todas las empresas pueden adaptar sus procesos de crecimiento empresarial al sistema de franquicia. No obstante, existen diferentes estrategias para poder franquiciar. No puede ser idéntica la estrategia adoptada por una gran empresa en el momento de iniciar su expansión en franquicia a la de una pequeña empresa con una sola unidad de negocio. Por consiguiente, no hay dos escenarios iguales y no hay dos empresas iguales. Un proyecto de franquicia es siempre único para cada empresa.

CONTACTA