La oportunidad de franquiciar

Indudablemente la franquicia es hoy uno de los pocos sistemas de hacer negocios que permiten a las empresas crecer en cortos espacios de tiempo. Todas las cifras y datos referentes al sistema de franquicia reflejan un crecimiento continuado, incluso en los momentos más difí­ciles. No obstante, lo fundamental es que este es un sector de actividad de una magnitud realmente importante, que cada vez es más potente y está presente en todos los ámbitos de la economí­a y de los negocios.

El mayor reto al que se va a enfrentar toda empresa que se inicia en franquicia, si de verdad aspira a crecer empresarialmente, es el de “convertir lo que hasta ahora era una empresa comercial de éxito en una organización empresarial”. Este y no otro es el reto de las empresas que optan por franquiciar.

¿POR QUÉ FRANQUICIAR?

La franquicia pertenece a un sector en el que operan un significativo número de marcas, más de 1.000, que no dejan de crecer todos los años y que así­ lo confirman todas las tendencias y previsiones.
La apreciación, como consultores de franquicias, de Tormo Franquicias es que el número de empresas que deciden franquiciar seguirá en aumento año tras año, cada vez con una mayor consolidación y un mayor asentamiento.
Al mismo tiempo, el número de franquiciados es superior a los 55.000 y en aumento, con una media de incorporaciones anuales que se sitúa en torno a las 4.000 nuevas aperturas de establecimientos franquiciados y que debe crecer. Son cifras que hablan por sí­ solas de la consolidación y relevancia del sector franquicias.

Les ha costado, pero lo han hecho. Durante mucho tiempo han contemplado la franquicia como espectadores y también, por qué no expresarlo, en un nivel inferior. Hoy son conscientes de que nadie como las franquicias compiten con ellas tan directamente y de las ventajas, que este sistema aporta, les beneficia.
Apple, Adidas, Nike, Carrefour, Custo, Tous, Cortefiel, Swarovsky, Yanes, Nokia, Farrutx, Bang & Olufsen, Zara, G-Star Raw, Timberland, Clarks, Geox, Sol Meliá, Ferrari, Cepsa, Depaso, Osborne, Gaes, Vips, FCB, Bosch, Hertz, Yoigo, Swatch, General Óptica, Cottet, Alain Afflelou, Opticalia y Multiopticas, entre otras, han empezado a franquiciar ya. Éstas y otras muchas más lo están haciendo y un número aún mayor está imitando la fórmula de la franquicia con formatos de licencia o concesión.

Prácticamente todos, o casi todos, los sectores de actividad están representados en la franquicia. Y allí donde se implanta muestra su competitividad, desplazando en muchas ocasiones a operadores asentados de toda la vida. Esto ha ocurrido en múltiples sectores, donde las empresas individuales se han visto cada vez más desbordadas por las franquicias que han ido apareciendo.
A fecha de hoy son más de 70 los sectores representados, en el sistema de franquicias, con múltiples subsectores en cada uno de ellos. Y de forma continua aparecen nuevos operadores en sectores establecidos o creando nuevos sectores.

Son cada vez más los fabricantes, grandes distribuidores y centrales de compra que están observando como sus ventas a través de los canales tradicionales de distribución disminuyen, o en el mejor de los casos, ven penalizados sus márgenes y riesgos por la centralización de sus compras.
Crear una sólida red de distribución es el objetivo principal de toda empresa fabricante de productos y/o servicios.
Disponer de una red de franquicias y/o de centros propios asegura la presencia zonal de establecimientos con una oferta clara, con una imagen exterior homogénea, con un conocimiento y atención profesionalizada y con una concordancia total entre las acciones de marketing globales y locales en un mismo tiempo, lo que en definitiva, acerca la empresa al consumidor final.

¿Qué es lo que se espera para los próximos años? Principalmente, dos aspectos fundamentales:

  • Renovación e incorporación de nuevos conceptos de negocio en sectores actuales: Los negocios tradicionales y sectores convencionales van a seguir teniendo el protagonismo en el sistema de franquicia y van a seguir creciendo (restauración, moda, cuidado personal, etc.).
  • Ampliación y mejora de la oferta actual de franquicias: Este sistema va a encontrar grandes bolsas de expansión y una parte de este crecimiento va a estar protagonizado por la incorporación de modelos de nueva creación.

Son cada vez más las empresas, cada vez más los sectores que deciden franquiciar y también son cada vez más los que se reconvierten partiendo de sus operadores actuales a la misma. Alimentación, divisiones de grandes marcas, irrupción de operadores internacionales, sectores como: óptica, viajes, inmobiliarias, mobiliario, transporte, etc. son sólo una pequeña muestra.

Todo converge. El comercio ha cambiado en los últimos años. Ya casi nada es como era. En muy poco tiempo hemos asistido a una explosión de innovaciones en el mundo comercial, con la irrupción de nuevos operadores y la renovación de los existentes. Al mismo tiempo ha surgido un nuevo cliente que se ha descubierto a sí­ mismo, con cambios en la ubicación y en el concepto cliente y estamos viendo cada vez más cómo las grandes empresas se convierten en minoristas. A todo esto, en muchas ocasiones el comercio y las empresas asisten como meros espectadores, mientras no dejan de perder competitividad. El público, el cliente, demanda cada vez más marcas conocidas, previsibles y reconocibles con un nivel de servicio en consonancia. Y es aquí­ donde mejor se define la franquicia.

La oportunidad de franquiciar afecta prácticamente a todo tipo de empresas, empresarios y directivos.

  • Propietarios de negocios: que entiendan la oportunidad de crecer empresarialmente mediante el sistema de franquicias.
  • Emprendedores: que se inician con un modelo apasionante.
  • Fabricantes: de la fábrica a la tienda.
  • Grandes empresas: áreas de negocio, lí­neas de producto, emplazamientos a los que no pueden llegar.
  • Empresas de servicios: con el objetivo de acceder a nuevos mercados, fidelizar y ganar nuevos clientes gracias a la franquicia.
  • Directores (General, Financiero, Marketing, Comercial y Ventas): aprovechamiento de economí­as de escala, mejora del marketing e incremento de la presencia de la marca en el mercado.

En definitiva, franquiciar es una opción que no debe dejar de considerar ninguna empresa por razones de crecimiento empresarial o de competitividad. La forma en que se desarrollan los negocios hoy no es contemplativa y el espacio que no ocupemos nosotros lo ocupará otro en nuestro lugar. De igual forma, la fortaleza y los recursos empresariales sólo pueden ser derivados de un sólido crecimiento que nos permita competir en términos de igualdad con otros operadores y asegurar de esta forma el futuro.

Contacte con Nosotros